Fútbol Americano, un deporte plagado de lesiones

El fútbol americano es uno de los deportes favoritos de la fanaticada estadounidense. Tanto así, que sus mejores registros de asistencia sobrepasan las 100 mil personas.

Sin embargo, el deporte también ha sido protagonista de duras críticas. A través de su historia, el fútbol americano se ha caracterizado por un alto número de lesiones a consecuencia de la intensidad de juego.

Un ejemplo vivo de los peligros que involucra la práctica del fútbol, es el caso del mariscal de campo de las Águilas de Filadelfia, Carson Wentz, candidato a jugador más valioso de la temporada en curso. Wentz sufrió una rotura de ligamento en su rodilla izquierda, que lo mantendrá fuera del terreno de juego por aproximadamente un año.

Pero, además de las lesiones tradicionales que pueden ocurrir en los deportes, los golpes en la cabeza pueden causar conmociones cerebrales, lo que provoca la pérdida de conocimiento por un corto período de tiempo. Los futbolistas americanos están expuestos a este tipo de traumatismos de forma constante, por lo que existe un debate sobre la posibilidad de que estos impactos estén vinculados a la encefalopatía crónica traumática (CTE, por sus siglas en ingles), una enfermedad degenerativa del cerebro.

En 2015, la película “Concussion” protagonizada por Will Smith, nos expuso a este debate. El filme esta basado en los estudios del Dr. Bennet Omalu, quien relaciona las conmociones cerebrales a la condición de CTE.

Hay quien no está de acuerdo con la opinión del Dr. Omalu en que estas lesiones pueden tener graves consecuencias a largo plazo. ¿Qué piensas tú? ¿Crees que el deporte pueda estar directamente relacionado con la encefalopatía crónica traumática?

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: