Carlos Beltrán ¿Camino a Cooperstown?

El pasado 1ro de noviembre de 2017, dio por terminada la temporada 2016-17 del béisbol de las grandes ligas y con ella, cerró el capítulo final de la carrera de uno de los mejores peloteros de Puerto Rico.

Carlos Beltrán, oriundo del pueblo de Manatí, comenzó su carrera profesional destacándose como uno de los mejores prospectos jóvenes en el béisbol de grandes ligas. En 1999, con tan solo 22 años de edad, ganó el galardón a novato del año en su primera temporada regular completa con la organización de Kansas City, donde jugó por siete temporadas. El jugador de cinco herramientas —velocidad, poder, excelente guante, buen brazo, y bateo de contacto— se ganó rápidamente el cariño de su equipo y la fanaticada, no solo de Kansas City, sino también de Puerto Rico.

El manatieño, orgullo de la Escuela Superior Fernando Callejo, donde fue seleccionado por Kansas City en la segunda ronda del “draft” de 1995, ganó múltiples premios a lo largo de su carrera profesional. Entre sus galardones, se destacan: el reconocimiento como Novato del Año de 1999, tres guantes de oro, dos bates de plata, múltiples premios a jugador de la semana, un premio a jugador del mes, nueve selecciones al juego de estrellas y, en su última temporada, el campeonato de la serie mundial con los Astros de Houston.

Por los próximos cinco años, se discutirá si Carlos pertenece al salón de la fama del béisbol profesional, pero si comparamos su carrera con la de otros peloteros similares, sin duda, su caso representaría un espacio dentro de Cooperstown.

Números de Carlos Beltrán al final de su carrera:

Temporada Regular (20 años)

Avg: .279   HR: 435   RBI: 1,587   R: 1,582   SB: 312   H: 2,725

Pos-temporada (15 series)

Avg: .307   HR: 16   RBI: 42   R: 66   SB: 11   H: 66

Sin embargo, Beltrán no sólo se destacó dentro del terreno de juego. Para el 2002, el pelotero creó la Fundación Carlos Beltrán, que junto a la Carlos Beltrán Baseball Academy, tienen como misión ayudar a jóvenes puertorriqueños con talento deportivo, a aprender inglés, conseguir becas para estudios universitarios y aumentar sus probabilidades de cumplir el sueño de ser seleccionados por un equipo de las grandes ligas.

Además, luego del azote del huracán María a Puerto Rico, el pasado mes de septiembre, Beltrán fue uno de los puertorriqueños que más ayuda envió desde Estados Unidos, para asistir a la gente de Manatí y sus pueblos limítrofes.

¿Crees que Carlos Beltrán merece estar en el salón de la fama? Cuéntanos, que piensas que le hace merecedor de este galardón.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: